“Bien o mal, extrañábamos La Liga 1”, la columna de Anthony Córdova

“No es la mejor liga ni la más competitiva y, probablemente, una de las más bajas de Sudamérica, pero sí que nos hacía falta”

Ver las ligas europeas y sudamericanas nos entretenían, pero no nos era suficiente, faltaban unos cuantos condimentos que hacían de nuestras tardes y noches de fútbol sean especiales: pasión, cercanía y truculentos arbitrajes.

Hace apenas unos días, el 31 de enero, empezó La Liga 1, edición 2020. Asimismo, los encargados de abrir el telón fueron Melgar y Universitario. El equipo crema ganó gracias a lo que le faltaba el año pasado: eficacia en el gol y un par de buenos delanteros. Por otro lado, Alianza Lima perdió ante Alianza Universidad de Huánuco, en un partido más que polémico, pues, cuando ganaban 2 a 1, cobraron a favor del equipo visitante un penal inexistente. Al final, los forasteros se llevaron el triunfo gracias a que le jugaron de igual a igual a un equipo con un plantel de egos superiores.

Minutos después, Pablo Bengochea, en un “mar de lágrimas y de rabia”, le echó toda la culpa al arbitraje liderado por Augusto Menéndez. Y, también, el sábado por la tarde, mientras los “hinchas cerveceros” estaban pegados a la pantalla, Sporting Cristal jugaba con 8 jugadores y perdía 2 a 1 en Cajamarca. Otra vez, y seguro que no será la última, Diego Haro fue el protagonista de las polémicas por las expulsiones (en total 4).

Sin lugar a duda, bien o mal, extrañábamos La Liga 1, el torneo local, nuestro archipiélago de felicidad y frustraciones. Ahora nos hacemos muchas preguntas: ¿qué equipo jugará más bonito? ¿Quién campeonará? ¿Quién será el “tapadito”? ¿Bengochea seguirá “llorando” en las conferencias de prensa? Todas esas incógnitas las sabremos con el pasar de los meses. Mientras tanto, ¡vivamos la fiesta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *