Crónica de una salida anunciada, la columna del Plátano

El profesor Bengoechea se puede ir con la frente en alto. Fue campeón, tuvo dos subcampeonatos e ingresó a las arcas íntimas más de 10 millones de soles. Dejó en azul las cuentas en La Victoria.

El Clásico del fútbol peruano solo iba a tener una de estas dos conclusiones: el cuestionamiento hacia Gregorio Pérez o la salida de Pablo Bengoechea. Finalmente, Universitario ganó 2 a 0 en el Monumental y se afianzó la confianza con su entrenador. En cambio, por el lado de Alianza Lima, se terminó por consumar la crónica de una salida anunciada.

Ayer se vio a un entrenador desencajado, impotente y que no tenía nada que perder. La peor imagen de Pablo Bengoechea en años. Supo que al plantel ya no lo podía manejar. Su gran mérito es convencer al jugador de ser capaz de lograr algo, y si el jugador ya no cree en él, ya no tiene lugar allí. Además, el tema Jean Deza dividió al equipo. El entrenador blanquiazul no lo quería más, pero la directiva se lo quiso imponer. Colocar el mismo 11 que perdió contra Nacional en el debut de la Copa Libertadores fue una señal. Sabía que debía dar un paso al costado. No tenía el apoyo de la hinchada, ni de parte de la directiva, ni la confianza de sus jugadores. Siempre vivió con críticas por su estilo, pero a él no le importaba porque ganaba. Por esta razón, no hay que ser mezquinos. El profesor Bengoechea se puede ir con la frente en alto. Fue campeón, tuvo dos subcampeonatos e ingresó a las arcas íntimas más de 10 millones de soles. Dejó en azul las cuentas en La Victoria.

Ojalá no sea el último adiós, profesor. Tuvo alumnos muy desobedientes, y el director de la escuela no lo apoyó cuando quiso reprenderlos. Esperemos que el alumno más desleal que tuvo no pase de las pantallas del espectáculo a armar vasitos. Dura tarea tendrá su sucesor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *